Bombas en stereo

Bombas en stereo estalla con la fuerza de un hit y con la aspiración a ser un clásico. Suena como esas canciones que amontonan a un puñado de gente frente al escenario, gente que se desgarra la garganta coreando canciones como esta. Gente que suda, se emborracha y se divierte, mientras esquivan bombas, bombas de todo tipo. Juan (voz de Zona 84) me detalla un catálogo: “Recibimos un bombardeo constante de los mass media, fakes news, indignados de red social, liberales, desclasados, odiadores, antisubsidios, antiderechos, antivacuna, terraplanistas…”

Al final de la canción como un mantra se repite “el sueño terminó”, le pregunto ¿cuál era sueño? –“El sueño de que creíamos que podíamos cambiar el mundo. Hoy sabemos que el mundo es un lugar peor y el sueño se transformó en una resistencia. Están venciéndonos pero no podemos bajar los brazos si queremos que nuestros hijos tengan un futuro, o en treinta años no tendremos más planeta. –sentencia Juan- Nos están quemando los pastizales, los humedales, nos fumigan con agrotóxicos, nos envenenan los ríos; el hiperconsumismo…” Más bombas en stereo.  

Pero la canción también llama a la unidad, Vamos, únete, llama a los rebeldes, a los que el tiempo no apagó, vos y yo. Según Juan, ahí también están “Los de nuestra generación, los que empezaron una banda, un fanzine, un programa de radio allá por los 90s. No los vemos seguido en los conciertos porque tienen otros compromisos y es entendible, pero siguen ahí la mayoría con sus luchas individuales o atrapados por la rutina.” Bombas en stereo.  

“La idea de la letra empezó en mi cabeza como una imagen, un collage, algo bastante gráfico.” (Juan) Y se nota, a medida que avanza el tema uno va dibujando la escena cuadro a cuadro,  viñeta a viñeta.

Bombas en stereo también es el título del nuevo disco de Zona 84, recordemos que el nombre de la banda viene de una revista de comics, y el arte de tapa nos lo recuerda pero Juan lo reconfirma: “Teníamos ganas de volver al comic y nos pareció que la idea se podía llevar al dibujo. Por suerte dimos con un gran ilustrador como es Txus.” Cuando hace un tiempo Guille (guitarra y voz de Zona 84) me mostró la tapa le pregunté por el artista y me dijo “es una Azagra local” y eso no es poco merito si recordamos a quien se encargó del memorable arte del disco Los Jubilados de la Polla Records y dio vida a Pedro Pico y Pico Vena, entre otras muchas historietas.  

Pero le pregunté al propio Txus, Diego Sanchez en su DNI, por el dibujo que había hecho: “el concepto general fue de Juan. Yo solo le di forma a mi estilo. Les presenté muchas variables del mismo dibujo y finalmente se decidió que el remate estaría a cargo de ellos. No hay mucho más que contar en ese sentido. Desde luego que tanto ellos como yo somos muy críticos del trabajo y pienso que está bien que así sea. Después de todo por lo general la tapa es lo primero que uno percibe de un disco y eso es muy importante. Sobretodo en este caso porque sabía que lo llevarían al formato vinilo y el tamaño de una portada así es algo a considerar.” Palabras humildes de un gran dibujante que remata con una anécdota de esas que son que son historietas del mundillo punkrocker: “a los Zona 84 los conocí personalmente en Rosario, una fecha en que estaban de gira los peruanos Aeropajitas junto a Antibanda de Uruguay. No lo olvido, porque esa tarde o la tarde anterior fui y saqué un pasaje de colectivo directo desde Buenos Aires. Solo ida, porque no tenía más guita. El plan era sacar algo de filo de mi feria y con eso pagar la vuelta, cosa que nunca pasó y para peor (o mejor) me bebí hasta el último centavo en la barra del centro cultural, acompañado por alguno de ellos y uno que otro que había quedado después del recital. Mucha camaradería y eso es también algo destacable.” Y la canción también habla de eso, de camaradería, de los que el tiempo no pagó y siguen esquivando bombas. Bombas en estereo.